Marbenes

Marbenes
Ésta soy yo, tenía un mal día...

La Perla, de John Steinbeck

Tengo que reconocer, llena de pena y espanto, que no me ha gustado. Pero es que yo soy muy bruta, porque estoy segura que se trata de una obra maestra. No sólo por el autor, de reconocido prestigio, también por la fama que tiene esta novela trágica escrita al estilo de los grandes clásicos. En mi descargo sólo puedo decir que las tragedias nunca me han gustado.

En “La Perla” Steinbeck plantea el tema de la dificultad, y a veces imposibilidad, de huir del destino hagamos lo que hagamos por intentar cambiarlo, envolviendo a la historia con el entorno de dominación duro y cruel en que viven los protagonistas.

Kino y Juana son unos humildes pescadores indígenas cuyo pueblo fue conquistado y en la actualidad está domeñado por el hombre blanco que les ha relegado como una especie inferior y como tal les trata. Su bebé, Coyotito, ha sido picado por un escorpión y puede morir. Tragándose su orgullo, pues la ocasión es la única que lo merece, recurren a la medicina del hombre blanco, pero éste les cierra la puerta ya que no ve la necesidad de perder el tiempo con animales que, además, no tienen dinero para pagar sus servicios.

Entonces, con el bebé a cuestas, se hacen a la mar en busca de una perla que les saque de la pobreza. Y la encuentran, y con ella aumentan aún más, si cabe, sus desventuras. Con ella conocen la seducción de la avaricia, el poder destructivo de la codicia, la hipocresía de la envidia, el engaño de la felicidad material, el terror de perder lo logrado, y la crueldad vengativa de la naturaleza cuando es despojada de lo que es suyo.

Steinbeck se vale para acometer el relato de un narrador que, como si de un cuento se tratara y aludiendo a la canción del mal, nos presenta el inconformismo del autor frente a las injusticias sociales. Lírica y fatal, llena de amor y de odio, de violencia racial y de indefensión, la historia es la de tantos pueblos sometidos, la trama es la de tantos hombres engañados por la belleza de los sueños de libertad, el desenlace es el de tantas historias de impotencia ante el fracaso impuesto por un destino que se muestra implacable con los oprimidos.

Supongo, en suma, que para cualquier persona medianamente cultivada, aunque sólo sea por la triste belleza del relato y por la maestría del autor al contarlo, que consigue, pese a estar escrita en 1947, no quedar desfasada, esta novela corta y de fácil lectura será una obra imprescindible porque es un reflejo poético y sin ambages de la parte más oscura del alma humana.

Descargar “La perla”, de John Steinbeck en pdf

2 comentarios:

  1. Lo leí con quince años y me encantó, estoy pensando muy seriamente ahora con cuarenta volver a leerlo aunque no se, no se.

    ResponderEliminar
  2. Did you heard what Rob Matts said about that?

    generic nolvadex

    ResponderEliminar