Marbenes

Marbenes
Ésta soy yo, tenía un mal día...

La segunda oportunidad, de Constant Virgil Gheorghiu

Reconozco que esta novela me ha tentado muchas veces a lo largo de su lectura con el abandono temporal e incluso permanente; sin embargo, una y otra vez regresaba a ella para saciar mi curiosidad por ver cómo terminaba. Y termina tal como preveía, mal. Es terriblemente tétrica, triste, dramática, no hay una nota de alegría o esperanza entre sus líneas. Muere hasta el apuntador.

Este escritor de origen rumano nació a principios del siglo XX y fue educado en la religión ortodoxa. Cursó estudios de teología y más tarde comenzó una carrera diplomática en el Ministerio de Asuntos Extranjeros Rumano, que se truncó con el estallido de la IIGM. Al finalizar ésta, quedó en la zona de Europa ocupada por los rusos, y estuvo internado nada más y nada menos que en catorce campos de concentración. Esta experiencia como prisionero de guerra influyó mucho sin duda en la creación de sus novelas, como “Hora 25” en la que compendia estos años de prisión. Como muestra, una de sus frases que ha legado a la posteridad: “Nos ha tocado una época demasiado tardía para nacer, demasiado tardía para morir, demasiado tardía para seguir viviendo. Un exiliado es un hombre que vive a flor de piel, como si alguien lo hubiera desollado.” Aunque está considerado un autor muy espiritual, lo cierto es que para mi gusto es demasiado pesimista, hasta lo calificaría de derrotista, tremendista.

Cierto que las circunstancias que rodearon su patria en aquel triste período no fueron para menos, y más tratándose de alguien que lo vivió en sus propias carnes. Para entrar en materia, por si alguien desconoce los hechos más importantes (como me ocurría a mí cuando empecé a leer este libro), comentaré brevemente la información que sobre el tema he recopilado.

En 1941, después de que Carol II de Rumania se viera obligado a abdicar, acabando así el breve período de neutralidad que había mantenido, Antonescu se alzó con el poder, y posicionó a Rumania con las fuerzas del Eje, situación en la que permaneció hasta 1944. En esta fecha Miguel I de Rumania da un golpe de estado tras el que depone a los Antonescu, y es entonces cuando propone a los Aliados poner a su disposición el ejército rumano en la lucha contra los alemanes. Sin embargo, esto no salvaría a Rumania de “pagar” por las atrocidades cometidas durante el tiempo que se mantuvo como aliada de los nazis. Mientras se producían las deliberaciones, el Ejército Rojo trató a los rumanos como enemigos. Posteriormente, en octubre del 44, tras el acuerdo de Churchil y Stalin, Rumania quedó dentro del área de influencia soviética. La presencia militar de los soviéticos, que supone una ocupación, acarrea la abdicación de Miguel I y la formación de un gobierno comunista.

La Comisión Wiesel resume en estas palabras la participación culpable de Rumania en el conflicto bélico (por cierto, esta expresión que he puesto en cursiva siempre me ha parecido un eufemismo): “De entre todos los aliados de la Alemania nazi, Rumania carga con la responsabilidad de la muerte de más judíos que cualquier otro país excepto la propia Alemania… Rumania cometió un genocidio contra los judíos. El hecho de que algunos judíos hayan sobrevivido en ciertas zonas de Rumania no debe enmascarar dicha realidad.”

En esta novela, Gheorghiu nos cuenta la situación de Rumania antes, durante y después de la IIGM, a través de varios personajes que en su día tuvieron sus destinos más o menos unidos y que, conforme la vida los va separando, continúan por derroteros muy diferentes pero íntimamente ligados y con un sino fatalmente común.

Los protagonistas, Boris Bodnar, Pedro Pillat y Eddy Thall, son rumanos que se conocieron de niños y, llegados a su edad adulta, desafían y sufren de diferentes maneras la guerra y la posguerra, cuyas vidas se cruzan y descruzan varias veces a lo largo de la novela. Lo narra desde el umbral, cuando comienzan las persecuciones a los judíos, hasta el final, cuando Rumania es ocupada y sometida por Rusia y no hay justicia ni lugar en la Tierra para las víctimas. Historias interesantes, pero en exceso dolorosas y desesperanzadoras como ya he dicho.

Asimismo nos habla también del Estado Independiente de los Eslavos del Sur (que es lo que significa literalmente la palabra Yugoslavia) y su participación en el genocidio pero, si bien he buscado información para saber exactamente a qué se refería, debo reconocer que apenas he encontrado nada. O, mejor dicho, sí he encontrado, pero me he liado aún más.

Lo que él cuenta a este respecto en la novela es que a principio del siglo XX los gobernantes del Estado Independiente de los Eslavos del Sur tuvieron que exiliarse a Hungría, en Budapest, desde donde dirigían una organización político-religiosa denominada Za Dom, fundada por el Intelligence Service, con el fin de liberar al pueblo eslavo del yugo extranjero; pero, en realidad, era ésta una organización terrorista que trabajaba en los Balcanes en provecho del Imperio Británico. Y que regresaron triunfantes sobre 1940, tras sendas entrevistas, una con Mussolini en Roma primero y otra más tarde con Himmler en Berlín, en las que les invitaban a colaborar con el fascismo y el nazismo a cambio de ayuda, lo cual aceptaron por consejo de los propios ingleses, en quienes habían basado sus esperanzas de libertad e independencia. En base a este acuerdo firmaron un programa que incluía puntos como: independencia, nacionalsocialismo, antibolchevismo y antisemitismo (algunos de los cuales aceptaron porque los ingleses les aseguraron que jamás se cumplirían, entre otras cosas porque la misma gobernante, a la que llama Milostiva Debora Paternik, era judía). Una vez restituidos en su cargo, nombran a su hijo General de la Policía, y éste, cumpliendo el programa y desconociendo el secreto de sus padres sobre la “raza” de su madre, “limpió el Estado de todos los elementos inferiores: gitanos, ortodoxos y judíos”. Así, relata que el general acude a ver a su madre y le cuenta desesperado, abatido y hundido que cuando Himmler le felicitó por su labor, le estrechó la mano y le dijo: “-Alemania no ha conseguido liquidar a todos los judíos tal como usted lo ha hecho, general Milan Paternik. Vuestro Estado es el único estado nacionalista que no tiene más que un solo judío-”, y él, que desconocía la pertenencia de su madre a la raza judía, le contestó: “-En el Estado Independiente no hay ni un solo judío-”. Entonces, al verlo vencido y sintiéndose culpable, ella se suicida para evitarle a su propio hijo la tan ingrata tarea de tener que asesinarla él.

Supongo que los nombres usados serán similares a los verdaderos pero falsos pues no he encontrado referencias de ninguno de ellos. Así por ejemplo, al ministro del Interior del Estado Independiente le llama en la novela Ante Petrovici, y el jefe real del gobierno del Estado Independiente de Croacia se llamaba Ante Pavelich; sin embargo, si bien él presenta a Petrovici como una buena persona, separado de una judía a la que está dispuesto a ayudar, y que no desea el mal de ninguna raza, la realidad del otro Ante era bien distinta pues la historia lo recuerda como un cruel dictador de ideología nazi.

Lo que yo he encontrado, para aquellos que, como yo, desconozcan esta parte de la contienda es lo siguiente. En 1941 se proclama la independencia del Estado Nacional Croata, que abarcaba todos los territorios del antiguo Reino de Croacia y Eslavonia, y el abogado Ante Pavelich, nombrado jefe de gobierno, impone una dictadura de orientación nazi. Unos días más tarde anexa Bosnia Herzegovina y divide en dos a Eslovenia, cediendo una parte a Alemania y la otra a Italia. Yugoslavia desaparece por tanto una vez más. Durante la IIGM, Yugoslavia fue invadida por tropas alemanas y repartida entre Alemania, Italia y Bulgaria. Se producen entonces, entre fascistas croatas partidarios de Alemania y serbios, feroces batallas en la guerra civil de 1941-1945. Los alemanes matan indiscriminadamente en respuesta a la resistencia armada de los antiguos soldados yugoslavos y los guerrilleros comunistas liderados por Tito. Al principio, lucharon juntos unos y otros frente a los alemanes, pero luego se enfrentaron uno contra otro mientras seguían combatiendo a los alemanes. Durante este período nació el profundo odio entre serbios y croatas que daría lugar a la posterior guerra de finales del siglo XX y principios del XXI, ya que muchos serbios, judíos, gitanos, y otros grupos étnicos murieron en los campos de exterminio y trabajo. Cuando el ejército soviético liberó a Yugoslavia de la ocupación alemana en 1944, Tito estableció una república comunista, la República Socialista Federal de Yugoslavia que mantuvo hasta su muerte en 1980.

También nos habla del utópico plan soviético para convertir los desiertos rusos, a los que denomina Kara Kun y Kizil Kun, en vergeles, para lo que utilizaron como esclavos y en condiciones infrahumanas a los exiliados que cruzaron sus fronteras huyendo del horror nazi y esperando encontrar el refugio de un país amigo. Pero tampoco he encontrado referencias serias a este respecto.

Y narra, finalmente, la situación en el planeta al terminar la guerra. La crueldad y falsedad de los vencedores, el engaño generalizado, la maldad de las gentes necesaria para sobrevivir, las injusticias de considerar víctimas de guerra a crueles asesinos y tratarles como tales mientras los verdaderos mártires sufren y nadie les ayuda. Nos refiere cómo las grandes potencias se reparten el pastel y, bajo una falsa apariencia de bondad y rectitud, nadie da refugio a los judíos y demás víctimas de la espantosa guerra que ha dejado a miles de personas sin hogar, sin patria, y sólo los más aptos físicamente para realizar los trabajos duros que nadie quiere hacer son aceptados en estos países. Cómo Rusia, oculta tras una falsa apariencia de samaritana, impone a los rumanos su política y su forma de vida mediante el terror y la tiranía, amparándose en mentiras para encarcelar a quienes se rebelen, ejecutando a algunos con el mínimo pretexto para que los demás se comporten como corderos. Cómo se formaron los grandes mitos de la posguerra por quiméricos rumores convenientes a las súper poderosas potencias vencedoras. Cómo se continuó matando sin piedad (aunque lo disfrazasen de justicia) y robando (aunque lo llamasen expropiación) ya bajo el amparo de la paz. Cómo las gentes se encontraron con una paz por la que clamaban hace tiempo que les desilusionaba y asustaba más que la propia guerra. Cómo, en fin, el ser humano nunca conocerá del todo los límites de su propia barbarie.

Creo que ha quedado claro, pero por si acaso lo recalco, que me ha parecido un libro deprimente, tan triste que te duermes con ganas de llorar, con rabia y sintiendo vergüenza de pertenecer a una especie capaz de producir tanto, tanto mal. No es que no lo recomiende pero, desde luego, no lo volvería a leer; y, si me hubiesen dicho cómo me iba a hacer sentir, seguro que me hubiera bastado con una reseña aclaratoria y completita.
Para rematar, esta frase que inicia el libro, creo haberla visto escrita en otros términos (Escritura por Providencia o algo así, ¿será la traducción o será mi memoria?), pero en cualquier caso me parece apropiada.

“El hombre fue en un principio creado individuo único, para que se supiera que al que suprima una sola existencia, la Escritura se la imputará exactamente como si hubiera destruido al mundo entero, y al que salve una sola existencia, la Escritura se lo tendrá en idéntica cuenta que si hubiera salvado al mundo entero” (Talmud, Sanhedrín, 4,5.)

Título original francés, La seconde chance
Traducción, Alberto Vilá de Avilés
Licencia editorial para el Círculo de Lectores
© Luis de Caralt, 1962
Depósito legal B. 35763-67
397 páginas
(Aún disponible en librerías de segunda mano y por Internet)

32 comentarios:

  1. papá leyo ese libro la verdad lo debe de haber impresionado demasiado, tengo el nombre de uno de sus personajes...

    ResponderEliminar
  2. Hola Anónimo, y ¿cuál es ese nombre?, si no es mucho preguntar...

    No me extraña que le impresionara, es un libro muy triste y crudo que muestra muy claramente la terrible verdad del ser humano y, sobre todo, de los trocitos de humanidad (y no me refiero a personas si no a aquello que nos hace humanos) que perdemos con cada guerra.

    Un saludo, y gracias por intervenir. Espero verte más por aquí ;-)

    ResponderEliminar
  3. Es sin dudas un libro muy crudo, ahora que han dado el premio nobel a una rumana me he acordado de este escritor... Ud parece saber mucho de su obra y particularmente de este libro. Siempre busqué la analogía entre los personajes de la historia y los reales... El mariscal de los Eslavos del Sur.. sin duda Tito.. sera verdad que tenia un perro al que quería mucho??...personajes que me conmovieron por su ingenuidad y bondad: Tinka Neva, ion Kostaky

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y el atentado fallido al mariscal del perro por parte de Boris... siempre me pregunte si habria algo de verdad en este episodio...... y el acceso de Tinka al paraiso

      Eliminar
  4. Frases para recordar: "La politica es el canto del cisne de una civilizacion"
    "Aun si supiera que el mundo se acaba mañana igual plantaría hoy los manzanos"

    mi correo nicofer33@yahoo.com

    ResponderEliminar
  5. Ion Kostaky es uno de mis personajes favoritos en esta novela, lloré por su cruel destino. A veces me pregunto si los autores sufren cuando imaginan crueldades para sus protagonistas, al fin y al cabo sus creaciones, en cierto modo sus hijos.

    Gracias por venir, Ano.

    ResponderEliminar
  6. Preciosas frases Nico, muchas gracias por compartirlas y por dejarme tu correo.

    ResponderEliminar
  7. Tambien lei ese libro, lo encontre en un mercado de pulgas, viejo y no parecia de gran valor, lo compre por el titulo, hasta ahora recuerdo las frases del inicio " estas desnudo, estas desnudo" en realidad es un libro sombrio pero no deja de ser exelente.

    ResponderEliminar
  8. Es un buen libro, ya que muestra las diferentes situaciones que pasaron algunos hombres en el período de la guerra.

    ResponderEliminar
  9. Pues yo estoy leyendolo estos días, curiosamente lo compré en 1982 y creía que lo tenía ya leído,y no, se me había ido pasando a pesar de tenerlo bien colocado.
    Como todos los de Virgil Georgiu me gusta.
    Iba a buscar las identidades que salen en la obra pero ya me lo ahorro pues ya dices que son personajes novelescos, salvo TITO aunque no se le nombre.
    Un saludo desde barcelona

    ResponderEliminar
  10. felicidades aunque solo me gustan los comentsrios negativos y a todo el que juzge que es pesimista o pase por su mente algun mal gento ¿atrevase a escribir algo así????
    de todas maeras los que hacemos algo y triunfamos nos arriesgamos a eso a ser juzgados dura y justamente gajes de oficio saludos
    Citlali México

    ResponderEliminar
  11. La novela la encontre botada entre cuadernos y papeles viejos frente a un predio al parecer alguien queria des hacerse de sus recuerdos, lo rescate y ya lo e leido varias veces dan ganas de entrar al libro y ayudar a los personajes. es una novela que llena de rabia por tanta injusticia.

    ResponderEliminar
  12. Me da una lástima que el final de un libro sea la basura, que lo penalizaría con multa; si ya no te sirve un libro, lo que es mucho decir, antes de tirarlo piensa que siempre puede servirle a alguien. En fin, me alegra que lo encontraras y rescataras y te haya hecho un buen servicio.

    ResponderEliminar
  13. Es un libro que lei hace mucho tiempo, y releo periodicamente, desgarra el alma, a pesar de algunas no tan exactas aseveraciones historicas, sobre todo sobre Croacia. La historia no suele ser ni negra ni blanca, habitualmente transita en el gris.

    ResponderEliminar
  14. ¿Es cierto que a Gherghiu lo acusaron de ser nazi y no lo desmintió?
    He leído ''La segunda oportunidad'' y en algunos apartados me ha parecido que podía ser...
    Para mi el libro comenzó muy bien, y tiene partes muy buenas, pero al final no es que me entusiasmara acabarlo...
    Tu blog hablando sobre este libro me ha gustado, eso si.
    Saludos =)

    ResponderEliminar
  15. Carlos Múnera; gracias Marbenes, te comento tengo 46 años lei este libro a los 15 años junto con la Hora 25 del mismo autor, comparto tus comentarios aunque pienso que cuando me lei estos libros fue los que mas me llamo la atencion, la forma como el autor con su narrativa desgarra todo lo triste que fueron los nazis y lo injusto de todo, no estoy de acuerdo en lo que dices que era pesimista, mas bien diria yo realista, por que es lo que en realidad se vivio y no habia mas que esperar sino era la muerte, tristemente en nuestros paises que son los suramericanos y centroamericanos se vive casi lo mismo. Gracias por tus comentarios lastima no haber visto esto antes. Chao.
    cmuneraacevedo@gmail.com.

    ResponderEliminar
  16. En efecto, cuando terminas de leer el libro, te sientes fatal. Al igual que Carlos Múnera, me lo leí muy joven, a los 14, junto con la Hora Veinticinco. Pero me gustó porque cuando sumas ambos libros, encuentras que en la guerra no hay bandos buenos ni malos y que en ambos lados del campo hay todo tipo de personas. Creo que el libro es pesimista con justa razón: en la guerra los ciudadanos de a pie sólo son peones que han perdido su capacidad de autodeterminación.

    ResponderEliminar
  17. Rosa 10 de agosto de 2012
    Yo tengo este libro desde hace años. Mi padre lo compró en el "Circulo de lectores" y lo leyó en 1969. Ignoro qué le pareció, pues murió en el 72 y yo era pequeña.
    Es un libro que produce un dolor profundo al pensar en la barbarie humana. Al pensar en que una civilización que ha llegado tan lejos en ciertos adelantos pueda llegar a situaciones como las que se narran. Lo que más me ha impactado es el clamor de la "loca" que cree que la van a quemar esa misma noche y no sabe por qué, ni quien la ha juzgado.
    Me ha parecido una novela dura, pero buena. El final, es ciertamente un poco más deprimente, si cabe, de lo que gustaría, pero lo peor es que hay gente que ha vivido situaciones así y que las está viviendo en la actualidad y que las seguirá viviendo por muy civilizados que sean los siglos en los que vivimos.
    Me ha angustiado, pero me fastidia que sea tan real.

    ResponderEliminar
  18. Ni hablar. Lo he leido unas dos veces en mi vida. mi mamá lo tenía entres sus libros preferidos con desiree y dr. zhivago. Talvez Pedro Pillat es uno de los personajes más dramáticos que he encontrado entre tanta lectura...ni hablar de la viejita thinka neva en ese cruel invierno...pero Bodnar es también junto con un judio que se llama chomski en la novela polonia de james michener uno de los que mas he detestado.

    ResponderEliminar
  19. He leìdo ambos libros (la Hora 25 y La Segunda Oportunidad) hace mucho tiempo atrás a medidados de los años 50. Creo recordar que en la Segunda Oportunidad el autor se refiere a mi país la Argentina, y yo lo recuerdo en parte como un folletín de propaganda política hacía el Régimen Peronista que en esa època gobernaba a mi país.Puede que el paso del tiempo deforme las cosas, y que aquello que llamamos memoría,resulte algo incierto y desdibujado, pero es lo que yo creo recordar.La hora 25 me gustó mas y me pareció que literariamente, estaba mejor llevado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo, anónimo, pues esta novela hace referencia a los horrores de la IIGM, que nada tuvo que ver con vuestro régimen Peronista...

      Eliminar
    2. Uno de los protagonistas, ex ministro, se refugia en Argentina como relojero despues de la guerra...

      Eliminar
  20. Hola; No teno intención de montar una discusión, pero creo recordar que en la Segunda Oportunidad el autor hace una referencia a la Argentina a la que llega como refugiado, en parte el título tiene que ver precisamente con eso, el cree encontrar su Segunda Oportunidad en mi paìs.Pero además existen otras coincidencias En Rumania durante la guerra existió una organización llamada "Guardia de Hierro" en los 70 dentro del Peronismo se creó una organización con idéntico nombre,Esta última era una organización política de derecha.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Hola soy de Republica Dominicana y quiero saber donde puedo conseguir el Libro la Segunda Oportunidad de Constant Virgil Gheorghiu

    ResponderEliminar
  22. Quiero expresar al autor de este comentario mis felicitaciones por el resumen que ha propiciado para nosotros los lectores de esta pagina. este libro lo lei cuando cursaba el ultimo año de bachillerato en el Liceo de Bolívar. Fe una experiencia impactante al leer cada pagina con el mayor detenimiento. A diferencia de usted, lo he leído tres veces y créame ciertamente uno se sobrecoge con la novela y lejos de exaltar los sentimientos del autor, resalto el dolor de la humanidad de cientos de miles de victimas de la barbarie Nazi y de todos sus lugartenientes. Creo que lo que en libro se desnuda es ni mas ni menos que nuestra negra y cruda realidad que los poderosos han convertido en el Infierno fatal.

    ResponderEliminar
  23. PASABA POR UNA CRISIS EN EL ANO 83 CUANDO LO LEI, AL VER TODO LO Q SUFRIO EL PUEBLO JUDIO ME DI CUENTA Q LO MIO ERA NADA COMPARADO. PUES YO SI OBTUBE LA SEGUNDA OPORTUNIDAD EN CUANTO LA OBRA NO DEBERIA LLEVAR ESE TITULO PUES NUNCA HUBO SEGUNDA OPORTUNIDAD

    ResponderEliminar
  24. buenas noches amigos!!!!
    yo estoy leyendo el hombre que viajó solo... del mismo autor... era de mi papá lo compró el 73... y ahora es mi compañero de viaje... y me gustaría que saber que piensan de este otro libro de este autor... hay una cita que me encanta de este libro y creo q hace alusión a lo que se dice si era de naz "Mi misión no consiste en relatar con la mayor precisión, sino con la más absoluta verdad.... nuestros puntos de vista, aunque muy contrarios,no son más que las dos mitades de una sola y única verdad....

    saludos

    ResponderEliminar
  25. Debo confesar que aun me genera cierta fascinación, tal vez por su lectura adolescente. Lo disfrute, y sin duda dada en mi corta experiencia de vida, los desdichados personajes me parecieron familiares. Aquel que solo por un tiempo vivió el exilio, sabe perfectamente de lo que hablo. Después al descubrir la vida del autor, pudo comprender plenamente su novela.

    ResponderEliminar
  26. Leí éste libro en mi adolescencia y me conmovió terriblemente. Está muy bien escrito. Es una denuncia de lo que fue y siempre será la guerra.Que bueno que haya gente que se ocupe y recuerde éstas obras. Hay que difundirlas siempre, para que se tome mayor conciencia del horror de la guerra.

    ResponderEliminar
  27. Es algo impresionante, de veras....Me refiero al hablar de una novela fuera de las preocupaciones actuales, escrita de un autor casi olvidado en su pais de origen (soy rumano, por eso digo: personalmente, la lei), con un subjeto en la misma medida conocido y desconocido de los lectores. Y, sobre todo, la obstinacion de Marbenes de mantener viva esta charla durante 3-4 anos (no se que ha pasado a aprtir de 2011). Mucho gusto en "conocer" a los lectores!

    ResponderEliminar
  28. Estimados Amigos:

    Deseo de todo corazon descargar esta celebre novela via internet. La ley cuando era un muchacho de colegio. Tengo el libro pero incompleto. Ediciones G.P. BARCELONA

    Mi correo es fpenac4494@hotmail.com

    Gracias

    Fernando Peña Combariza

    ResponderEliminar